Como comprar un negocio existente

¿Quieres comprar un negocio? Aquí los fundamentos.

Si quieres comprar un negocio en términos atractivos, debes comprender a fondo y tratar de manera agresiva una gran cantidad de detalles prácticos y financieros. Para ofrecer solo algunos ejemplos, debes decidir el tipo de negocio que te gustaría comprar, encontrar el negocio que satisfaga tus necesidades, investigar tu situación actual y perspectivas futuras, elaborar un plan de trabajo capaz de ser cumplido, y negociar un acuerdo de venta. Y, por supuesto, cada uno de estos grandes pasos tiene numerosos pasos más pequeños.

Es comprensible que, si nunca has comprado un negocio antes, pensar en todas estas tareas puede resultar abrumador. Pero no te preocupes: cada uno de estos pasos, y más, pueden entenderse y manejarse con sensatez cuando se toman uno a la vez. Aquí es donde entramos nosotros para ayudarte. En muchas de estas publicaciones, te guiaremos a través de todos los detalles cruciales del proceso de compra de negocios. Pero antes de profundizar en estos muchos detalles, vamos a comprender el panorama general.

Quieres comprar un negocio: Preparar un presupuesto.

No importa lo ansioso que estés por comprar un negocio, primero debes evaluar tu panorama financiero general. Tu entusiasmo por convertirte en propietario de un negocio puede convertirse rápidamente en sufrimiento si te vuelves loco. Por lo tanto, planifica lidiar con las realidades de dólares y centavos desde el principio.

Es probable que compres un negocio a plazos. Por lo general, tu harás un pago inicial sustancial al vendedor y luego pagarás el saldo en cuotas mensuales durante varios años. Por lo tanto, si quieres comprar un negocio, primero debes averiguar de dónde obtendrás el pago inicial. Supongamos que puedes sacarlo de tus ahorros. ¿Estás preparado para invertir hasta el último centavo de tus ahorros en el negocio? Probablemente sea una mala idea. Es mucho mejor mantener una reserva cómoda para poder hacer frente a los gastos de emergencia y no verse obligado a buscar dinero desesperadamente para hacer frente a facturas inesperadas.

Si en lugar de tomar tus ahorros para el pago inicial planeas pedir prestado el dinero, también debes tener cuidado. Recuerda que tendrás que devolverle el dinero al prestamista, y es posible que realices estos pagos al mismo tiempo que realizas los pagos mensuales al vendedor. ¿De dónde saldrá todo este dinero?

Mirando más allá del pago inicial y los pagos a plazos, debes esperar lo inesperado: gastos comerciales que perversamente parecen surgir en períodos en los que los ingresos comerciales están en un nivel bajo. ¿Cómo afrontarás esos gastos?, ¿Terminarás aún más endeudado?

También debe tener claro si estás contando con que el negocio produzca ganancias que puedas utilizar para pagar los gastos personales: la hipoteca de tu casa, los pagos del arrendamiento de tu nuevo automóvil, las facturas semanales de comestibles. Si hay una segunda fuente de ingresos en tu hogar, recibirás cheques de ingresos de un fondo fiduciario, o tiene ahorros sustanciales, esto no será un problema. Pero si esperas que tu negocio te genere de inmediato los medios para cubrir los gastos de subsistencia personales cada mes, debes considerar la posibilidad de que los ingresos del negocio no sean tan sustanciales como crees.

Si eres joven y no tienes dependientes y tienes poca o ninguna deuda, puedes permitirte asumir más riesgos. Pero si tus seres queridos esperan que tu traigas la comida a casa, debes ser mucho más cauteloso. Esto puede traducirse en comprar un negocio menos costoso, mientras mantienes abierta la opción de negociar con algo más grande cuando te encuentres en una posición financiera más sólida.

Quizás no estés acostumbrado a pensar en términos financieros amplios. En ese caso, puede resultar rentable hablar con tu Business Broker, en forma conservadora. Como empresario, no puedes permitirte el lujo de ser totalmente reacio al riesgo. Pero necesitas una dosis de realismo financiero para evitar que te pongas en una situación financiera dolorosa.

Decidir el tipo de negocio y encontrarlo.

Si quieres comprar un negocio, la parte más frustrante y que consume más tiempo puede ser la búsqueda del negocio adecuado para comprar. No es que haya escasez de empresas en el mercado. De hecho, es probable que encuentres muchas empresas a la venta que se ajustan a tus criterios. La clave es comprender exactamente qué tipo de negocio estás buscando y luego encontrar uno excelente. Se paciente. Puedes comprar rápidamente un negocio malo o simplemente normal. Comprar uno excelente lleva más tiempo. Puede que te lleve uno o dos años de búsqueda activa encontrar un negocio con excelentes perspectivas que realmente desees tener. Así que no te desanimes si un negocio atractivo no aparece en tu radar de inmediato. Y, sobre todo, no dejes que tu propia impaciencia te lleve a tomar una mala decisión.

Al buscar un negocio para comprar, es fundamental saber desde el principio lo que deseas. Seguramente ha escuchado el dicho: “Si no sabes a dónde vas, probablemente no llegarás”. El corolario para la compra de negocios es el siguiente: si quieres comprar un negocio, pero no sabes lo que estás buscando, probablemente no lo encontrarás. Es posible que ya tengas una idea muy clara de exactamente el negocio que deseas. Especialmente si has trabajado en esto durante un período prolongado, es posible que incluso puedas describirlo en detalle. Pero si estás bastante seguro de que quieres comprar un negocio, pero no sabes de qué tipo, deberás limitar las opciones y luego sopesar las características positivas y negativas de los tipos de negocios que podrías considerar comprar.

Para empezar, aquí hay algunas preguntas a considerar.

  • ¿Estás interesado principalmente en ser propietario de una empresa minorista, un negocio de servicios, una empresa de distribución o una empresa de fabricación ligera? Cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Pero en general, las empresas de servicios bien diseñadas a menudo ofrecen las mejores perspectivas de éxito, porque generalmente es más fácil comenzar o comprarlos por una cantidad razonable y, una vez en funcionamiento, es más fácil establecer y mantener márgenes de beneficio sólidos.
  • ¿Qué tipos de productos o servicios están en tus planes? Dentro del campo minorista, es posible que prefieras tratar con alimentos en lugar de bicicletas, o viceversa. En el ámbito de los servicios, es posible que te interese adquirir un negocio de jardinería en lugar de una empresa que instale redes informáticas. Confía en tu intuición aquí. Solo tú puedes saber qué tipo de negocios encuadran contigo y con cuáles te sentirás como preso.
  • ¿Qué tipo de negocios encajarían bien con tus habilidades y experiencia y te brindarían placer? Por ejemplo, si eres un marinero ávido, es posible que estés buscando un negocio en el puerto que venda, alquile y atienda a pequeños veleros. Ayudar a los nuevos marineros a empezar o a uno experimentado a disfrutar de su afición puede ser tanto económica como emocionalmente gratificante. O, si estas especializado en historia del arte y eres un artista aficionado, tener un taller que atienda a artistas locales aficionados y profesionales, con clases y espacio de exhibición, podría ser lo que necesitas. Prueba un nicho que se adapte a tu personalidad y habilidades. Pero no permitas que tu atracción por una actividad en particular, ya sean aves, bicicletas o flores, impulse toda tu toma de decisiones. Aún necesitas encontrar un negocio que sea rentable o que pueda convertirse rápidamente en uno.
  • ¿La ubicación física es un problema? Por varias razones, es posible que desees seguir viviendo en tu comunidad actual. Por ejemplo, es posible que tu cónyuge no quiera renunciar a su buen trabajo, o tal vez tu participas activamente en los asuntos cívicos locales o tienes raíces profundas en tu ciudad. Por el contrario, si eres más flexible y puedes mudarte a cualquier parte del país o quizás a cualquier lugar dentro de una determinada región, obviamente esto te abrirá muchas más posibilidades comerciales. Averigua esto primero y luego puedes limitar o ampliar tu búsqueda en consecuencia.
  • Siendo realistas, ¿cuánto puedes permitirte invertir? Es importante comenzar con una estimación precisa de cuánto puedes invertir cómodamente en un negocio. Aun así, debido a que algunos negocios se compran a crédito, es posible que puedas pagar un negocio más grande de lo que crees. Por ejemplo, para comprar un negocio de $200,000, es posible que puedas hacer un pago inicial del 50% ($100.000) y pagar el saldo en cuotas durante un período de tres años utilizando las ganancias que genera el negocio. Por otro lado, no deberías utilizar hasta el último centavo de tus ahorros. Mantén algo en reserva en caso de que el negocio atraviese una mala racha.

Una vez que hayas pensado y respondido detenidamente estas preguntas, estarás en una buena posición para comenzar a buscar. En esta página web, tienes sugerencias prácticas para realizar tu búsqueda.

El resultado final.

Muchas personas se sienten atraídas por los negocios minoristas o de servicios de alimentos, en particular las tiendas y los restaurantes. Pero la realidad es que algunas empresas de servicios (por ejemplo, enseñar a los adolescentes a aprobar los exámenes SAT) tienen márgenes de beneficio que se acercan al 100% porque casi no tienen gastos generales. Por el contrario, muchas empresas minoristas casi no obtienen beneficios después de los gastos generales. En resumen, si quieres comprar un negocios, a veces es mejor ser plomero que vender bañeras y duchas.

Quieres comprar un negocio: Análizar la información que suministra el vendedor.

Incluso cuando encuentres un negocio que parezca tener los ingredientes adecuados, deberías aprender todo lo posible sobre su historial antes de comprometerte a comprarlo. Empieza por examinar los datos financieros preliminares del vendedor (declaraciones de impuestos y balances, por ejemplo) y luego, si la empresa tiene algunas posibilidades reales, profundiza. En ese momento, especialmente si nunca has sido propietario de una empresa, consulta con tu Business Broker para que te ayude a calcular y comprender los números.5rtyuiop[poikujhytgfd

Quieres comprar un negocio al precio correcto: Encontrar el valor del negocio.

En 1901, cuando Andrew Carnegie se ofreció a vender su enorme operación de acero a J.P. Morgan, Morgan preguntó de inmediato: “¿Cuánto?” Carnegie rápidamente tomó una servilleta y escribió “$480 millones” (unos $10 mil millones en dólares de hoy). Morgan dijo que sí y se hizo la venta. ¡WOW! Qué eficiente.

Desafortunadamente para ti que quieres comprar un negocio, aceptar rápidamente un número escrito en una servilleta no será un buen enfoque para ti. De hecho, es probable que antes de avanzar demasiado en tus conversaciones con el vendedor, tengas que dedicar una cantidad considerable de tiempo y reflexión al valor de cualquier negocio que estés considerando comprar. Y esto es cierto incluso si crees que ya tienes una idea aproximada de lo que vale el negocio, ya sea por tu propia experiencia en negocios similares, por hablar con otros en la industria o por artículos que has leído en publicaciones comerciales. A menos que hayas trabajado como gerente para el negocio específico que estás considerando, tu noción improvisada del valor de la empresa puede estar fuera de lugar. Como mínimo, querrás refinarlo basándote en un método convincente que puedas utilizar más adelante en tus negociaciones con el vendedor.

Si es posible, es ventajoso tener una idea de lo que vale la empresa antes de comenzar a negociar con el vendedor. De esa forma, sabrás si el precio que ha establecido el propietario se encuentra en un rango que tu puedas considerar. Si el vendedor ha fijado el precio demasiado alto, puedes decidir que la brecha entre lo que crees que vale el negocio y lo que el vendedor piensa es simplemente demasiado grande para justificar que dediques más tiempo a las negociaciones. De manera similar, si no has hecho tus tareas y tu oferta de apertura es mucho más baja que el valor mínimo del negocio es posible que el vendedor no te considere un comprador serio y que pierdas una buena oportunidad por las razones equivocadas.

Valorar un negocio es tanto un arte como una ciencia. Como explicamos otras publicaciones de esta página web, hay varios métodos explicados en libros de texto que puedes usar: valorar los activos, basar el precio en ventas comparables, calcular el retorno de la inversión o usar una fórmula de la industria basada en ventas o unidades. Cualquiera que sea el enfoque de valoración que emplees (y lo más probable es que combines varios enfoques), probablemente terminarás con un rango de valores en lugar de un número absoluto. Y aunque es esencial poder defender el precio que ofreces pagar, en última instancia, el número que indiques no será tan significativo como el que un vendedor acuerda aceptar.

Negociar un acuerdo.

Cuando encuentres un negocio probable, incluso si tú y el vendedor parecen llegar a un rápido y entusiasta acuerdo de intención, habrá muchas posibilidades de que el acuerdo se desmorone a medida que se resuelvan los detalles. Por un lado, profundizarás en el negocio y aprenderás docenas de cuestiones operativas meticulosas. Además, te asegurarás de no asumir inadvertidamente la responsabilidad por problemas ocultos, incluidos pleitos, tóxicos y problemas fiscales.

Debido a que probablemente quieres comprar un negocio y pagar el precio de venta en cuotas, también deberás convencer al vendedor de que eres solvente y tienes las habilidades empresariales y los atributos personales necesarios para que la compra sea un éxito.

Obviamente, llevará tiempo completar estos pasos. Además, habrá muchos otros detalles por resolver, que incluyen:

  • Estructura de la venta. ¿Comprarás la entidad comercial (asociación, corporación o LLC) o solo sus activos?
  • Bienes que se transfieren. ¿Conservará el vendedor algunos activos que actualmente forman parte del negocio, por ejemplo, cuentas por cobrar, o equipo de alta tecnología?
  • Términos de pago. En caso de que no pagues el precio total de compra en efectivo por adelantado. ¿Cuánto vas a abonar?, ¿Qué condiciones de pago y tasa de interés aceptará el vendedor?
  • Protección al vendedor. ¿Qué tipo de garantía real le darás al vendedor para proteger al vendedor si dejas de hacer pagos? Por ejemplo, ¿aceptarás otorgarle al vendedor un gravamen sobre tu casa y/o los activos del negocio?
  • Protección al comprador. Si el vendedor miente en detalles importantes sobre el negocio o no acepta pagar ciertas deudas comerciales existentes según lo prometido, ¿qué recurso legal tendrás para cancelar el trato u obtener una compensación justa?
  • Garantías del vendedor. ¿Qué garantías ofrecerá el vendedor sobre la condición de la empresa o sus activos? Por ejemplo, ¿garantizará el vendedor que no existan peligros ambientales dentro de las instalaciones comerciales?, Si se encuentran peligros, ¿podrá el vendedor pagar el costo de la limpieza?
  • Garantías del comprador. ¿Qué garantías ofrecerás? Por ejemplo, hasta que se haya pagado al vendedor, ¿se te pedirá que aceptes mantener el equipo comercial en buenas condiciones, mantener el inventario en los niveles de preventa y continuar operando desde la ubicación existente?
  • Pasivos. ¿Cómo manejarán tú y el vendedor las deudas comerciales actuales?, ¿Se te transferirá la responsabilidad de algunas deudas actuales, e incluso posibles demandas?, ¿O el vendedor aceptará seguir siendo responsable de todas las obligaciones de preventa? Y, por otro lado, ¿estarás adecuadamente protegido de futuras deudas y demandas?
  • Conexión posterior con el negocio. ¿El vendedor realizará algún servicio para el negocio en el futuro? Si es así, ¿por cuánto tiempo y cómo se compensará al vendedor? ¿El vendedor será un empleado o un contratista independiente?
  • Capacidad para competir. ¿Se le permitirá al vendedor invertir, poseer o trabajar de inmediato en un negocio similar? Si el vendedor tendrá restricciones, ¿qué tan estrictas serán las restricciones y cuánto tiempo durarán? Obviamente, si el vendedor es muy anciano o está enfermo, o está planeando mudarse fuera del área, esto no será un problema importante. Por el contrario, si el vendedor desea permanecer activo en un negocio similar o quizás incluso vender solo una parte de la empresa, negociar cuestiones relacionadas con el derecho a competir será una parte fundamental para llegar a un acuerdo.

Todas estas son preguntas que serán muy importantes en tus negociaciones, y esto es solo un resumen. En otras publicaciones de este sitio web encontrarás más información y los formularios que necesitas para negociar el trato, una descripción general de las cuestiones legales, como estructurar la compra, la etapa de investigación, redactar una carta de intención, etc. que te ayudarán a trabajar hacia un acuerdo de venta.

Firmar el acuerdo de compra.

El documento legal más importante que se utiliza en la compra de una empresa es un acuerdo de venta. Este contrato redactado correctamente, debe contener todos los detalles de la venta. Esto, a su vez, permite al vendedor transferirte la entidad comercial o sus activos sin problemas en una fecha específica (llamada cierre). Y si surge una disputa antes o después del cierre, los términos claros de tu acuerdo de venta serán el primer lugar donde buscarás en un esfuerzo por resolverlo.

Debido a que el acuerdo de compra es tan crucial en la venta de tu negocio, varias publicaciones de esta página web están dedicadas a un análisis cláusula por cláusula del acuerdo de compra ejemplo que suministramos. Otras publicaciones cubren otros documentos de ventas importantes, incluidos los pagarés. Pero antes de redactar y firmar un acuerdo de venta y los documentos relacionados, es esencial que leas atentamente todas las publicaciones de este sitio web para que comprendas la importancia legal y práctica de cada término y estés seguro de que no se ha omitido nada significativo.

Cerrar tu compra.

Una vez firmado el acuerdo de venta, hay un paso más antes de que se te transfiera la negocio. Esto se lleva a cabo en una reunión (llamada cierre) en la que tus pagas el precio de venta, o al menos el anticipo acordado, y firmas documentos como un pagaré y un contrato de garantía. A cambio, el vendedor firma certificados de acciones o documentos de LLC (si se trata de una venta de entidad), o una factura de venta de los activos comerciales (si se trata de una venta de activos), más todos los demás documentos necesarios para entregarte la propiedad. Aquí te daremos detalles sobre el cierre, incluido cómo prepararte para él y manejar cualquier problema de última hora que pueda ocurrir.

www.floridanewdream.com.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top
Asesoría inmediata por WhatsApp.