¿Cuánto vale mi negocio que quiero vender? – Parte I.

Índice

No existe una fórmula universal de valuación de negocios.

Al igual que otros dueños de negocios, es posible que tengas la noción de que existe una fórmula simple y ampliamente aceptada para determinar el valor de tu negocio. Desafortunadamente, no existe tal fórmula mágica. En cambio, existen múltiples enfoques para determinar el valor de un negocio, todos los cuales están sujetos a una gran cantidad de excepciones y advertencias relacionadas con factores dentro y fuera de tu negocio. Por ejemplo, la presencia de un nuevo competidor importante o una recesión económica prolongada pueden hacer que las mejores estimaciones de precios formuladas sean irrelevantes.

Varios factores entran en el precio de un negocio, incluidos los términos de pago, el tipo de comprador, la demanda del mercado y tus necesidades personales.

Términos de pago.

El precio que un comprador aceptará pagar a menudo está directamente relacionado con las condiciones de pago. Si bien sería excelente si pudieras recibir el pago en una suma global, en el mundo real, es probable que vendas tu negocio a plazos, en el que el comprador te paga a lo largo del tiempo. De ello se deduce que los términos que requieres, como el monto del pago inicial, el período de reembolso y la tasa de interés, pueden afectar cuánto aceptará pagar un comprador.

Una venta a plazos puede afectar el cálculo del precio de venta de otra manera importante: es posible que quieras cobrar más si te pagarán en cinco años en lugar de en tres años, ya que durante el período de pago, estarás expuesto a un mayor riesgo de incumplimiento del comprador.

Ten en cuenta que la venta a plazos puede beneficiarte si la colocas en una categoría impositiva sobre la renta más baja que la que se aplicaría si recibieras el producto total de la venta en una sola suma.

Tipo de comprador.

La tarea de fijar el precio se complica por el hecho de que existen diferentes tipos de compradores. Algunos compradores buscan comprar un negocio como inversión para ser administrado por un gerente contratado. Otros pueden considerar tu negocio como una adición estratégica a un negocio similar que ya poseen, en cuyo caso, pueden aprovechar los beneficios de la escala; los gastos de contabilidad, por ejemplo, pueden aumentar solo un poco cuando el comprador agrega una segunda ubicación. Pero un porcentaje aún mayor de compradores están buscando un negocio en el que puedan trabajar día a día, y estos compradores evaluarán las perspectivas de tu negocio como trabajo o carrera. Especialmente cuando el comprador va a depender del negocio para ganarse la vida, el precio de venta y las condiciones de pago deben dar como resultado un flujo de efectivo no solo suficiente para cubrir los gastos operativos y las cuotas mensuales, sino también para pagarle al comprador un salario decente.

Demanda del mercado.

Un gran hecho de la vida en la venta de cualquier cosa de valor, incluido un negocio, es la demanda actual: lo que un comprador pagará por lo que tienes que vender. Como probablemente sepas al vender una casa u otra propiedad valiosa, el tiempo puede ser crucial. Puedes encontrar un precio de venta o un rango que, según toda la evidencia disponible y el mejor enfoque de evaluación, sea intachablemente justo. En otras palabras, puedes sentir que realmente has determinado el verdadero valor de tu negocio.

Pero las fuerzas del mercado más allá de tu control pueden tener un gran impacto en el precio que obtienes. Si se acaban de poner en el mercado varios negocio similares o ha habido una serie reciente de cierres de fábricas locales, es posible que no haya compradores interesados a tu precio. Si eso sucede, tus opciones obvias son reducir tus expectativas y tomar menos o, si tu situación lo permite, sacar tu negocio del mercado hasta que mejoren las condiciones para una venta.

Tus necesidades personales.

La mala salud o las presiones financieras pueden obligarte a vender tu negocio en semanas o solo unos meses. Si, por estas u otras razones comprensibles, necesitas vender rápidamente, probablemente tendrás que tomar menos del precio de venta óptimo. De manera similar, si no puedes o no quieres trabajar para el comprador, incluso por un breve período de tiempo después del cierre, ese hecho puede disminuir el valor del negocio a los ojos del comprador. Muchos compradores prefieren que el vendedor permanezca a bordo durante el período de transición.

www.floridanewdream.com.

Artículos relacionados:

Comparte este Post:

Subscríbete para Recibir nuevos Artículos como este:

Scroll to Top
Asesoría inmediata por WhatsApp.