Otro elemento importante de la compra de un negocio existente es asegurarse de que el vendedor no se adentrará rápidamente en un negocio competidor que pueda reducir tus ingresos. Por ejemplo, si compraras una floristería exitosa y el vendedor abriera un negocio similar en la misma calle, te enojaría con toda razón.
Acuerdos de NO competencia.
Para protegerte contra la posibilidad de tal competencia desleal, tiene sentido exigir al vendedor que firme un acuerdo (también llamado convenio) para no competir.

EJEMPLO: Luis ha construido un gran negocio rentable, vendiendo pizzas, calzones, lasaña y otras comidas italianas preparadas a partir de antiguas recetas familiares. Ahora, Rosa está buscando comprar el negocio (incluidas sus maravillosas recetas), pero le preocupa que Luis se aburra después de unos meses de jubilación y abra otra tienda en la ciudad que conduciría a los clientes de la suya. Para protegerse contra esto, solicita que Luis acepte una cláusula de no competencia en el contrato de venta en la que promete que durante tres años no será propietario, ni trabajará ni invertirá en ningún restaurante en un radio de 15 millas del negocio actual. Luis siente que esto es justo. Rosa y Luis acuerdan que $1,000 del precio de venta serán tratados como pago a Luis por su acuerdo de no competir.

Según la ley de Florida (F.S. §542.335), el empleador puede hacer cumplir los acuerdos de no competencia siempre que sean razonables con respecto al tiempo y el área geográfica, y protegen un interés comercial legítimo del empleador según lo define el estatuto de Florida. La razón es que la ley desconfía de restringir el derecho de una persona a ganarse la vida. Pero la situación es diferente cuando alguien vende un negocio. La ley asume la posición de que es legítimo que quienes compran y venden negocios negocien libremente sobre convenios de no competir. Entonces, si el vendedor acepta firmar un pacto de no competir, puede asumir que será legalmente exigible.
Al negociar un acuerdo de no competencia, debes considerar cuánto pagarás al vendedor por el acuerdo y cómo el acuerdo restringirá al vendedor en términos de:
Tú preferirías establecer limitaciones muy amplias sobre las actividades futuras del vendedor. Un vendedor que planea jubilarse o ingresar a una línea de trabajo completamente diferente probablemente no tendrá problemas para aceptar limitaciones estrictas. Pero un vendedor que tiene una posible expectativa de realizar un trabajo relacionado, o incluso el mismo trabajo en otra parte del país, puede querer negociar por algo menos drástico.
Afortunadamente, suele haber un compromiso que cumplirá tus necesidades y las del vendedor. En el ejemplo anterior, Luis podría sentirse demasiado limitado si no pudiera participar en ningún restaurante durante tres años. Pero como Rosa, la compradora, en realidad solo teme que abra otro local italiano, es probable que esté dispuesta a aceptar su acuerdo de no competir solo en esta especialidad. En consecuencia, podrían diseñar un acuerdo de no competir que le permita a Luis ingresar a cualquier tipo de negocio alimentario donde sus ofertas no incluyan una lista de los 20 platos italianos más populares.
Un acuerdo de no competencia es un compromiso personal que el vendedor te hace. Esa promesa debe incluirse o adjuntarse al acuerdo de venta. Para que la promesa del vendedor sea legalmente vinculante, debes pagarle al vendedor algo de valor a cambio. (En el lenguaje legal, esto se conoce como “consideration (consideración)”). Unos pocos dólares cumplirán con este requisito técnico legal, y eso es algo bueno, porque no puedes deducir el pago del convenio de no competencia tan rápido como puedes deducir las cantidades que tu pagas por la mayoría de los activos que compras. Por lo tanto, te gustaría mantener el pago lo más bajo posible. Pero, especialmente si estás comprando los activos de una corporación C, el vendedor puede tener razones fiscales para querer un pago más sustancial. Debes estar preparado para negociar sobre esto hasta que ambas partes estén satisfechas.
Scroll to Top